Episode 16. Soy algo despistada.

publicado en: Humor y más | 0

Creo que es muy importante reírse de uno mismo, y además en ciertas situaciones es lo único que podemos hacer. Es por ello que hoy os cuento algo que me pasó que demuestra que soy algo despistada.

Debido a mis investigaciones sobre patrimonio suelo ir a jornadas y congresos por España (cuando me lo puedo permitir), y para ello siempre que puedo cojo el tren.

En una de esas veces estuve pensando si podía volver un día antes o no, buscando conexiones y trasbordos. Siempre calculo cuantos días me puedo quedar y si es posible volverme antes, para ello es necesario revisar los horarios de trenes y ver cuales me van mejor.

Al final cuadré la fecha y los horarios que más me convenían para poder volverme un día antes… o eso creía yo.

Me fui de viaje y a la vuelta tenía que hacer un trasbordo. En el primer tramo de tren fui a mi asiento asignado y al cabo del rato llegó una señora diciendo que era su asiento, le explico que tengo el mismo asiento y le mostré mi billete a ella y al revisor…y nadie se percató (ni yo) que mi billete era para el día siguiente. Así la señora se sentó en otro asiento y continué mi viaje hasta bajar en la parada para mi trasbordo.

Me bajé y busqué desde donde saldría mi tren, compruebo que no estaba en las pantallas y entonces miro mi billete y SORPRESA… mi billete era para el día siguiente. Pregunté y ese día no salía ningún tren directo a Valencia (DISGUSTO).

Me acerqué a la taquilla a preguntar si había alguna manera de volver ese día a Valencia, pues me veía buscando hotel para pasar la noche fuera de casa (lo que tanto había querido evitar) -INCERTIDUMBRE-. Lo revisaron y comprobaron que tenía que realizar un trasbordo en Madrid y desde allí iría a Valencia (quedaban pocas plazas). El señor que me atendió, muy amable, me lo tramitó todo muy rápido. Ya con los billetes en la mano y en el andén ya me tranquilicé (ALIVIO).

12-fases-despiste

Finalmente en el tren, ya tranquila, llamé a mi marido para contarle mi odisea y a medida que lo hacía empecé a reírme (CACHONDEO) de lo despistada que soy.

Finalmente llegué a Valencia una hora más tarde de la prevista.